Invertir en artistas del presente: IRENE SÁNCHEZ MORENO

En la pintura de Irene Sánchez Moreno (Granada, 1983) la visión objetiva de la realidad se disgrega por efecto de la emoción, y la observación del mundo se convierte en un pretexto para la narración de experiencias interiores. En este sentido, en sus obras,el placer visual – ese deleite del ojo que está a la base de la estética del paisaje – no es fruto de una representación fidedigna de la naturaleza, sino de su sublimación poética y plástica.

Irene Sánchez Moreno

Irene Sánchez Moreno. Foto cortesía de la artista, 2018.

Empezando por la intuición, momento fundacional y germen de la obra, el proceso creativo de la artista sigue con una actividad de búsqueda de imágenes de archivo, que se usan para construir (a través del tratamiento digital) el boceto de un paisaje emocional – una ventana psicológica -que posteriormente se trasladará pictóricamente al lienzo o a la superficie mural. A través de pinceladas sueltas, que enfatizan el gesto y la expresividad, la libertad cromática y un apasionado tratamiento de la luz, Sánchez Moreno celebra así el subjetivismo perceptivo, evocando un estado anímico de asombro y contemplación frente a la naturaleza.

Irene Sánchez Moreno, Monte Sopris, 2016. Óleo sobre lienzo. 130 x 162 cm.

 

Irene Sánchez Moreno

Irene Sánchez Moreno, Constante, 2016. Óleo sobre lienzo. 130 x 162 cm.

El tema recurrente en las obras de Sánchez Moreno es la vista de alta montaña, convertida en un escenario casi onírico, en ocasiones surrealista,rodeado por una atmósfera extraña y misteriosa. Se trata de un escenario idealizado, sin connotaciones, en el que el tiempo parece suspendido, o mejor dicho expandido,y tensionado hasta el infinito; hasta la atemporalidad del mito. Dentro de semejante paisaje simbólico, la figura humana aparece bien como evocación del protagonista ausente de un cuento interrumpido(a través de los rastros que quedan después de su estancia temporal) o bien como una presencia fugaz, como un personaje que habita un hechizo efímero y que representa, al mismo tiempo, una proyección del subconsciente de la artista. En palabras de Sánchez Moreno: «una montaña, un tronco seco o un cielo parcialmente cubierto deben ser capaces de reflejar -plásticamente- estados subjetivos de la conciencia. Es una experiencia del límite que postula un vasto itinerario espiritual más allá de la objetiva representación».

Irene Sánchez Moreno

Irene Sánchez Moreno, En tierra ajena, 2016. Óleo sobre lienzo. 200 x 250 cm.

No es casualidad, en este sentido, que una de las referencias creativas más importantes de la artista granadina sea el alemán Caspar David Friedrich, el pintor de paisajes románticos por excelencia, cuya visión de la naturaleza está íntimamente ligada a la introspección, la espiritualidad y una radical conexión con lo absoluto y con los valores simbólicos y alegóricos. Además de Friedrich, otros artistas que Sánchez Moreno menciona, como especialmente influyentes para el desarrollo de su personal lenguaje pictórico, son el simbolista Arnold Böcklin, Karl Blechen, J.M.W. Turner John Constable, entre otros.

Irene Sánchez Moreno

Irene Sánchez Moreno, Tempestad, 2016. Óleo sobre lienzo. 81 x 100 cm.

A propósito del trabajo de la artista, la crítica y comisaria Noemí Méndez escribe que su pintura: «se ha convertido en una especie de capilla abierta en la que recogerse y encontrarse con el vacío, sin bullicios, sin ese rastro humano que antes contenía y, con ese silencio, podemos encontrarnos a nosotros mismos, escuchar lo que de verdad tenemos que decir a nosotros mismos, un silencio que nos ayuda a avanzar» (Catálogo de la exposición “Nudo y corteza”, Santander, 2017).

En efecto, a través de su pintura, Sánchez Moreno consigue sacralizar la naturaleza (según una visión casi mística y panteística del universo) otorgándole una función catártica, esto es, de purificación y liberación de las tensiones inscritas en la sociedad contemporánea. Sin embargo -y es aquí donde encontramos una diferencia fundamental respecto a la típica ideología romántica (según la cual el ser humano reaccionaba con miedo, sino pánico,antes de dejarse fascinar por el sublime poder de la naturaleza)- la mirada contemporánea de Sánchez Moreno no puede prescindir de la conciencia de la fragilidad de los ecosistemas y de la necesidad de su preservación. Una preocupación, ésta, que podemos sintetizar con la definición de “cuestión ecológica” y que constituye un tema ineludible para cualquier tipo de discurso que se quiera plantear hoy en día en torno a la relación entre la humanidad y la naturaleza.

En este sentido, podríamos considerar la obra de Sánchez Moreno también como una crítica implícita a la relación de dominio y destrucción que,a lo largo de los siglos, el género humano ha venido estableciendo con la Madre Tierra. Visto desde esta perspectiva, entonces, el discurso pictórico de esta artista se podría leer como una defensa de aquel modelo insuperable de belleza pura– universal y atemporal – que es la naturaleza y al que todos los artistas siempre han mirado en todas las épocas. Un discurso fascinante, solido y artísticamente convincente, que nos obliga a callarnos por un momento y a reflexionar sobre nuestro ser y sobre nuestro estar en el mundo.

Irene Sánchez Moreno, Invierno, 2016. Óleo sobre lienzo. 130 x 162 cm.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada, Irene Sánchez Moreno lleva más de diez años exponiendo en muestras individuales y colectivas. En España su trabajo se ha presentado en ciudades como Madrid, Santander, Valladolid, Tudela, Pontevedra, Segovia, Castellón, Albacete, Granada, Sevilla, Córdoba o Málaga entre otras. Asimismo, pudo verse fuera de nuestras fronteras,en países como Perú e Italia. Actualmente está representada por las galerías Cámara Oscura de Madrid y Espacio Olvera de Sevilla.

Ha recibido premios y reconocimientos como la Ayuda INJUVE para la Creación Joven (2013), el Premio/adquisición XI Certamen Bienal Unicaja de Artes Plásticas (2008), la beca de Paisaje del Palacio de Quintanar (2006) o la beca de Paisaje de la Fundación Rodríguez-Acosta (2005). Obras suyas forman parte de las colecciones de arte de fundaciones como Focus-Abengoa, Unicaja o Benetton (entre otras) y de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce (Segovia).

Irene Sánchez Moreno, Prólogo, 2016. Óleo sobre lienzo. 130 x 162 cm.

 

Irene Sánchez Moreno

Irene Sánchez Moreno, Fin del viaje, 2016. Óleo sobre lienzo. 195 x 146 cm.

– Página web de Irene Sánchez Moreno: http://www.irenesanchezmoreno.com

– Instagram de Irene Sánchez Moreno: @irene_sanchez_moreno

nicola-mariani_photoArt Market Bloggers:  

Nicola Mariani (Perugia, Italia, 1972)

Sociólogo y crítico de arte independiente. Es especialista en Arte Contemporáneo, Sociología del Consumo y Marketing. Autor de artículos y ensayos, ha impartido ponencias y seminarios. Actualmente trabaja como responsable de contenido de la galería online de arte contemporáneo Durán Online Gallery. Entre otras cosas, es blogger oficial del Museo Vivanco Cultura de Vino y colabora con la revista digital Madriz.

The Art Market Guest Bloggers

The Art Market cuenta con la colaboración de decenas de profesionales del arte que publican para nosotros textos exclusivos.

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X