Adjudicado un dibujo de Rubens por 8,2 millones de dólares

De polémicas vio enero. A finales de mes tenía lugar una venta en la sala Sotheby’s de Nueva York que presentaba una pieza muy especial, que ya comentamos entre las piezas más destacadas del año en subastas. Se trataba de un dibujo de Rubens, que se adjudicó por 8,2 millones de dólares cuando su precio estimado de venta rondaba los 3,5 millones de dólares. En castellano, su título es Estudio desnudo de un hombre joven con brazos levantados, fechado en torno a 1610, de 49 x 31 cm. Es un boceto, además, de una de las obras mayores de Rubens en el retablo de la catedral de Nuestra Señora de Amberes, en Bélgica. Esta venta por 8,2 millones de dólares supone un récord para Rubens: el anterior estaba en 3,2 millones de libras, unos 5,5 millones de dólares, por Sansón y Dalila, en Christie’s Londres en 2014.

 

 

Y hasta el momento de la venta, al menos en España, todo parecía resumirse a eso: un posible nuevo récord, un buen dibujo y una subasta de Old Masters. Pero en Holanda las cosas se veían bajo otro prisma, dado que la obra pertenecía a la Familia Real holandesa. Fue adquirida por el príncipe Guillermo de Orange y su esposa Anna Paulowna en 1838, por tanto pertenecía a la Familia Real. La polémica venía dada por el hecho de que en Holanda el patrimonio real no forma parte del patrimonio del Estado, o del patrimonio nacional: son entes distintos, y por tanto los reyes y reinas holandeses tienen una gran libertad con respecto a cómo manejar su patrimonio. En esta ocasión, el pueblo holandés criticó que esta obra no fuera ofrecida en un primer momento a los museos del país, como es el Museo Boijmans de Rotterdam, que tiene una numerosa colección del pintor. Uno de los grandes detractores de este movimiento real fue Sjarel Ex, el director de este museo, que considera que la princesa Cristina, quien es tía del actual rey y propietaria del dibujo hasta su venta, debiera haber hablado primero con los museos nacionales para tratar de que la pieza quedara en territorio holandés.

En cambio, el primer ministro Mark Rutte declaró que el asunto “es privado, porque la dueña ha cumplido con todos los requisitos legales”, y Gregory Rubinstein, jefe del Departamento de Dibujos de Maestros Antiguos de Sotheby’s, que “se debe hacer una distinción, dado que el dibujo pertenece a una colección privada”. Lo que sí fue retirado de la subasta fue un conjunto de cristal de Lalique, que era un regalo de boda de los embajadores holandeses a sus padres, por lo que era un regalo oficial y no se le permitía la exportación.

Mariana de Ceballos-Escalera

Directora de contenidos en The Art Market.
Especialista en pintura moderna, tasadora y perito. Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca.

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X