Luis Gordillo: la abstracción colorida

Luis Gordillo es pintor y una de las principales figuras del arte abstracto en España. Cuenta con un gran prestigio internacional ya que sus obras se pueden contemplar en los principales museos de arte contemporáneo de Norteamérica y Europa. Nace en Sevilla en el año 1934, y en un principio comenzó estudiando derecho, estudios que, según el pintor, nunca le entusiasmaron y unos años más tarde, decide ser pintor estudiando durante dos años en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla.

Luis Gordillo

Luis Gordillo. Imagen de archivo.

Como muchos artistas de su época, en 1958 se muda a París, donde estudia y memoriza los museos de la ciudad, y, sobre todo, vive un clima de libertad que entonces era muy difícil de encontrar en España. Pinta dentro de los registros del informalismo, sobre todo obras en colores negros sobre blanco siguiendo las pautas de artistas tan relevantes como Michaux, Tapies, Manolo Millares… etc. Cuando abandona París en el año 1960, la postura estética de Luis Gordillo entra en crisis.

Cuando vuelve a pintar en el año 1963 lo hace dentro de la estética “Pop” de la que se puede considerar uno de los pioneros en España, ya que está considerado como uno de los artistas españoles que mejor interpretó el arte pop en los años sesenta; y dentro de la cual crea la famosa serie de sus Cabezas, en el 1965. En 1970 después de una larga crisis, en la que solo hace dibujos, empieza a pintar cuadros llenos de color y con un elemento nuevo, la ironía, siendo este un punto clave en la vida artística del pintor. Además, Gordillo realiza una amplia labor de investigación tecnológica, de trasformación de imágenes y de creación plenamente fotográfica, una parte de su trabajo que ha explorado la importancia de la serie y la repetición como herramienta compositiva. Gordillo considera que una imagen que está sometida a un continuo proceso de reproducción nunca alcanza un estado definitivo.

Luis Gordillo

«Automovilistas en el paisaje». Luis Gordillo, Museo Reina Sofía (1968).

Introdujo en su trabajo el interés por los significados y por la vinculación entre el mundo del pensamiento, el de la experiencia y el de la expresión estética. Pero una de las aportaciones más singulares al arte contemporáneo ha sido la definición de estrategias cromáticas apropiadas de fenomenologías urbanas actuales. En este sentido su trabajo se relaciona con tradición de la fotografía documental y de culturas populares vinculadas con el diseño gráfico.

En ese momento realiza dos exposiciones muy importantes en su trayectoria, la de la galería Maeght de Barcelona en el año 1976 y la segunda exposición la del Museo de Bellas Artes de Bilbao en el año 1981, donde explica abiertamente las relaciones entre pintura y tecnología. En los años ochenta no se puede obviar en la vida de Gordillo el cambio drástico de su estilo de arte y pintura, ésta se hace más abstracta, menos colorista. Se basa en encontrar un recorrido para una mancha casi lineal y monocroma que se va extendiendo a lo largo del cuadro y en cuyo avance es esencial la idea sobre la diversidad del automatismo.

Luis Gordillo

«La isla cabeza flotante». Luis Gordillo, (2014).

Entre su larga trayectoria, se podría destacar una de sus últimas exposiciones, «Luis Gordillo 1965/2006”, organizada en el Museo de Arte de Zapotán en México, y organizada por el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla y la retrospectiva de su obra pictórica y fotográfica que le dedicó el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid en el año 2007; en la que el mismo Gordillo se hizo cargo del diseño de la exposición.

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X