Marzo 2018: los remates más destacados

San Jerónimo, Luis de Morales

Ya  conocemos casi todos la venta del mes: un Luis de Morales, espectacular, vendido por la casa Segre el día 28 de marzo. La tabla alcanzó los 110.000€ de precio de martillo, saliendo desde unos nada despreciables 25.000€. Este San Jerónimo lo ganó  un pujador telefónico que superó los 100.000€ de un pujador en sala, desde luego una gran venta. También en Segre se vendió un Darío de Regoyos por 19.000€ desde los 10.000€ de salida,una destacada obra puntillista del artista. A su vez también encontramos una venta importante del pintor filipino Fernando Zóbel, que desde los 25.000€ iniciales subió hasta los 31.000€.

En cuestiones de decorativas, lo más destacable fue una subida desde los iniciales 700€ hasta los 4.200€ que adjudicaron la pieza, una vajilla de Limoges de los años 70.

La subasta de Segre se caracterizó por un gran número de subidas espectaculares en los precios de sus lotes. En el campo de la joyería encontramos ventas como la destacada tiara para moño con brillantes, que se vendió por 7.000€ desde los 5.500€ de salida. Lo acompañó una sortija tipo solitario con brillante central, que salió por 6.000€ y se adjudicó por 9.500€.

Respecto a la sala Alcalá, su subasta de los días 15 y 16 del pasado mes dejó remates destacados como el muy comentado pianoforte de Juan del Mármol, que subió de los humildes 1.200€ de salida hasta 13.000€, en una puja animada entre varios coleccionistas . Si bien fue lo más destacado de lo que encontramos en la sala, también hubo remates curiosos como los de las cartas de hidalguía, de las cuales mostraron una preciosa colección. La carta ejecutoria de hidalguía de Granada, en 1774, presentaba una Inmaculada en su primer folio que valió la subida desde los 900€ de salida hasta los 5.000€ que marcó la caída del martillo.

Pianoforte de Juan del Mármol

En la línea pictórica encontramos un óleo de Valdés LealVisión de Santa Rosa de Lima con la Virgen y el Niño e indio venerándola junto al blasón de la ciudad de Lima, del 1670, que se vendió por los 20.000€ pedidos directamente al mercado mexicano, al igual que ocurrió con otra obra de Cristóbal de Villalpando: Virgen de Guadalupe con escenas de sus apariciones al indio Juan Diego y la ciudad de México con la Basílica Guadalupe en el Cerro de Tepeyac, que alcanzó los 30.000€ desde los 15.000€ propuestos en un primer momento.

Las piezas disonantes de la subasta fueron las cerámicas de Picasso, que alcanzaron unos precios quizá más altos de lo esperado en un primer momento. No eran piezas excelsas, que sin embargo se vendieron a un precio digno de esa categoría. La primera pieza era Goat’s head in profile, de 1952, de una edición de 100 ejemplares, ofertado por 3.000€. Resultó, en cambio, vendida por 13.000€. La segunda, Bearded Man’s Wife, de 1953, con 500 ejemplares realizados y un desperfecto en el asa, salía por 4.000€ y fue vendido por 15.000€. La tercera y última pieza, Vase with two high handles, de 1953, de 400 ejemplares, salía en 8.000€ y se adjudicó en 22.500€. Nada que envidiar, desde luego, a las subidas de precio que encontramos en Segre. Fue un momento álgido en la subasta, con pujadores previos a la espera en sus teléfonos. Sin duda, refleja bien el carácter de los coleccionistas actuales…

En Ansorena lo más destacado fue Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago Apóstol y sus seguidores, un pequeño cobre de dimensiones reducidas que en catálogo aparecía como una Escuela española de en torno a los siglos XVI-XVII, con un precio de salida de 900€. Sencillo, poco destacable y que podía pasar perfectamente desapercibido a ojos de los coleccionistas. Sin embargo, hubo dos pujadores que pelearon por la pieza, sabiendo que probablemente estaban adquiriendo a buen precio una obra excelsa que se había difuminado por el anonimato entregado en dicho catálogo. No tardó en escucharse la voz de Benito Navarrete, que lo atribuía a Carlo Saraceni, que en breves pinceladas diremos que se encuadraría en un estilo marcadamente internacional pero derivante al manierismo, capitular casi en su época. Igualmente, la iconografía descuadraba, hasta quien termina hablando del propio Saraceni y entonces, como bien explicaban en medios como Ars Magazine, todo termina por cuadrar. Un magnífico ejemplo de lo que encontramos en subasta de cuando en cuando: grandes sorpresas, como la aparición del maravilloso posible Velázquez. En la propia subasta, el público contemplaba extrañado el duelo de titanes que tuvo lugar, alzando los ya comentados 17.000€. Aún así, una auténtica ganga para ser un Saraceni, cuyas ventas se acercan más a los mínimo 50.000€.

Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago Apóstol y sus seguidores, tapado de Saraceni

La otra sorpresa de Ansorena vino de mano del Estado, que adquirió el lienzo de Eduardo Rosales, llamado Interior Palaciego. Salía por solo 800€, pese a ser un boceto para su lienzo Presentación de don Juan de Austria al emperador Carlos V, en Yuste, que se encuentra en el Museo del Prado. No tardó mucho en ascender hasta los 3.000€, siendo adquirido por el Estado que presumiblemente lo adjudicará al Museo del Prado.

No puede faltar la gran referencia a Balclis, con su inestimable Keith Haring, con una pieza que a priori parecía excesivamente cara: 90.000€ de salida por un dibujo, finalmente un pujador cubrió la salida. No fue la única obra que llamó la atención,  un Hermenegildo Anglada Camarasa  fue adjudicado por la salida, 34.000€. Sin embargo quedaron desiertas  las tres obras ofrecidas de Ramón Casas, por un lado Chula con pañuelo azul de 130.000€, y después Galería de Sant Benet de Bages por 55.000€ y Una joven por 18.000€. Este mes, Balclis ha demostrado las palabras de los expertos: el auge es contemporáneo, y el dinero se mueve, por el arte, en este campo. Esperemos que se pueda afirmar lo contrario con la subasta de Abalarte de este mes.

En cuanto a la obra de Tamara de Lempicka vendida en Durán, era una obra que salía por 9.000€. Como bien hemos explicado en el artículo específico sobre esta pieza, las pujas encarecieron de mil en mil euros hasta los 20.000€ finales, que fueron el precio por el que un pujador online se quedó con el lienzo. Había sido previamente subastado en Christie’s, y si bien era casi segura su venta por el sugerente precio de salida, no se esperaba una subida de precio como la que se dio. Darío de Regoyos, Atardecer, adjudicado por los 5.500€ de salida,  la Tauromaquia de Francisco de Goya, una quinta edición de 200 ejemplares, con los 40 grabados al aguafuerte y aguatinta. Salía por 4.750€ y fue adjudicado por 6.500€. Un mes con muchas ventas, y un abril que promete emociones

Marzo: los remates más destacados

 

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X