Las obras de arte más caras vendidas en subasta en el año 2017

La venta del Salvator Mundi de Leonardo da Vinci por casi medio billón de dólares, a pesar de algunos inevitables comentarios acerca de su autenticidad y las numerosas restauraciones que se han acometido sobre la obra a lo largo de los años, estableció un nuevo récord mundial. Por tanto, el año 2017 va a ser recordado, en gran medida, como “aquel momento en que alguien compró una pintura por $ 450 millones”. Ya habíamos sufrido un impacto interesante en la conciencia artística con los $ 110.4 millones invertidos en una obra de Jean-Michel Basquiat, pagados generosamente por Yusaku Maezawa. Esta compra desbancó a Warhol como el artista estadounidense más caro en subasta, que no es poco.

Después del potente año que ha sido el 2017 en las salas de subasta, podemos afirmar que aquellos que poseen mayor capital a lo largo y ancho del planeta han comenzado a invertir impúdicamente en obras de arte, lo cual sin duda es un respiro para el mercado del arte, que sufrió un importante revés en 2015 y 2016. No solo debido a una clara escasez de compras de arte en subasta, si no a que tampoco encontrábamos obras de tamaña calidad apareciendo en las salas, ni siquiera en las más llamativas.

1. Leonardo da Vinci, Salvator Mundi (c. 1005): $ 450 millones.

Ya no se trata solo de la espectacular venta, si no del marketing del que hizo gala la neoyorquina sala de Christie’s. Primero, anunciando la venta con el indudable atractivo nombre de “el último da Vinci en manos privadas”. Después, transportándolo por todo el mundo, desde San Francisco a Hong Kong, para permitir que lo vieran en todos los rincones del planeta, al tiempo que el anuncio publicitario de la agencia Droga5 no permitía ver la obra en absoluto. Una vez terminó la particular gira de la obra, encontramos que en Christie’s Nueva York se expone en una sala enteramente pintadas de negro, lo cual generaba un ambiente de espectáculo y respeto. La cola para ver la obra era considerable. Si el alto precio se debió a la comercialización, el prestigio o alguna turbia geopolítica de la región del Golfo, nunca lo sabremos, pero la pintura fue supuestamente comprada por el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman Al Saud y se exhibirá en el Louvre recién inaugurado. Abu Dhabi (consultar aquí).

2. Qi Baishi, Twelve Landscape Screens (1925), $ 140.8 millones.

Doce pequeñas pinturas con pincel de tinta vendidas en diciembre por $ 140.8 millones (931.5 millones de yuanes) en Poly Beijing, estableciendo un récord para una obra de arte china vendida en una subasta. Una de las obras del mismo autor, Eagle on Pine Tree (1950), se había vendido en 2013 por $ 55 millones en Beijing, y varias piezas de Qi se vendieron por más de $ 230 millones en total en 2016, según The Guardian.

3. Jean-Michel Basquiat, Sin título (1982), $ 110.4 millones.

El lienzo grande e intenso de una calavera sobre un fondo azul brillante no se había exhibido públicamente en 35 años, según Sotheby’s, y había estado en la colección de Emily y Jerry Spiegel desde que fue comprado en Christie’s en mayo de 1984 por $ 19,000. Fue entregado a una de las hijas de la pareja, tras la muerte de los señores Spiegel en 2009. La puja comenzó en $ 57 millones, una suma que sonaba un poco descarada al principio, y provocó murmullos de la multitud. Los murmullos se convirtieron en jadeos cuando esa figura, y con ella el registro de Basquiat, retrocedió a la historia y la puja se disparó. Casi inmediatamente después de que cayera el mazo, Yusaku Maezawa publicó una foto en Instagram de él mismo con su premio durante un viaje anterior para verla en Nueva York. “Cuando me encontré por primera vez con esta pintura, me llamó la atención por mi amor por el arte. Quiero compartir esa experiencia con la mayor cantidad de gente posible”, escribió. La compra de $ 110.4 millones de Maezawa, y una compra anterior de Basquiat, que establece un récord desde 2016, están destinadas a mostrarse en exposiciones públicas en Japón.

4. Vincent van Gogh, Laboureur dans un champ (1889), $ 81.3 millones.

El deslumbrante paisaje de Van Gogh Laboureur dans un champ fue pintado a principios de septiembre de 1889 después de que su médico le permitiera volver a pintar después de una serie de crisis mentales. La pintura representa la vista de van Gogh desde su asilo en el sur de Francia, y proviene de la colección de multimillonarios petroleros de Texas, Nancy Lee Bass y Perry Richardson Bass. Puesto en subasta sin garantías en la venta de arte Impresionista y Moderno de Christie’s en Nueva York en noviembre, dio un salto inicial de $ 44 millones a $ 55 millones, cortesía de un cliente al teléfono con el presidente de Christie’s en América, Marc Porter. Finalmente, la pintura recibió $ 72 millones, llegando a $ 81.3 millones con honorarios, aproximadamente un millón de dólares menos que el récord de $ 82.5 millones del artista.

5. Fernand Léger, Contraste de formes (1913), $ 70 millones

Al igual que la pintura de Van Gogh, Contraste de formes de Léger también salió a la venta sin garantía en la venta de Nueva York en noviembre en Christie’s, tras una vergüenza en la venta de principios de octubre en Londres cuando un lote de estrellas, una pintura de Francis Bacon de 1971, no pudo alcanzar su reserva y no se vendió en ausencia de una garantía. El lienzo de Léger, pintado en un momento crucial en la carrera del artista, no solo se vendió por $ 70 millones, sino que rompió el récord del artista, establecido previamente en $ 39.2 millones por La femme en bleu (estudio) (1912-13) en una venta en el 2008 en Sotheby’s en Nueva York.

6. Andy Warhol, Sixty Last Suppers (1986), $ 60.8 millones

Sixty Last Suppers de Warhol muestran 60 veces en blanco y negro la famosa obra de Leonardo da Vinci de la última cena de Jesucristo. El trabajo, ofrecido en la venta nocturna de arte de la posguerra y contemporáneo de Christie’s en Nueva York en noviembre, se estimó en $ 53 millones. Tras un aluvión de ofertas relativamente breve se zanjó en $ 56 millones, o $ 60.8 millones con tarifas.

7. Gustav Klimt, Bauerngarten (1907), $ 59.3 millones

Casi la cuarta parte del total de la subasta Impresionista y Moderna de Londres de Sotheby’s fue resultado de la vibrante escena de jardín de Klimt, Bauerngarten, que se vendió por poco menos de £ 48 millones o $ 59.3 millones, un récord para un paisaje del artista secesionista vienés y el tercer precio más alto para cualquier obra de arte que se venda en una subasta en Europa. Se garantizó su venta, con el aval de un tercer garante.

8. Constantin Brancusi, Le muse endormie (1913), $ 57.3 millones

Le muse endormie, una escultura de bronce en forma de huevo de una cabeza cuya superficie parcialmente dorada tiene un efecto mate y moteado, en contraste con los bien conocidos y pulidos bronces de Brancusi, superó fácilmente su estimación entre $ 25 millones y $ 35 millones. Se vendió por $ 57.3 millones en la subasta nocturna de Arte Impresionista y Moderno de Christie’s en mayo y estableció un nuevo récord para el artista. El sitio web de la casa de subastas indicó que este lote estaba asegurado con una garantía de un tercero, cuya adición tardía probablemente elevó la estimación de los $ 20 millones iniciales a $ 30 millones que se indicaron en el catálogo impreso de la subasta.

9. Cy Twombly, Leda y el cisne (1962), $ 52.8 millones

En la venta nocturna de Christie’s en Nueva York de Arte de Posguerra y Contemporáneo que tuvo lugar en mayo, el enérgico  Twombly Leda and the Swan escaló desde el bajo precio de $ 30 millones hasta $ 52.8 millones , un resultado dentro de su estimación de entre $ 35 millones y $ 55 millones. Pintado durante los años del artista en Roma, el trabajo apareció a la venta por primera vez en 30 años.

10. Francis Bacon, Tres estudios para un retrato de George Dyer (1963), $ 51.7 millones

El tríptico de Bacon había pertenecido al famoso autor de libros para niños Roald Dahl antes de pasar al vendedor que lo puso en el mercado en Christie’s en mayo, donde se vendió por un total de $ 51.7 millones, o $ 46 millones sin impuestos. El retrato fue el primero pintado de la amante y musa de Bacon, quien según una leyenda (probablemente falsa) se encontró con el artista al intentar un robo en su estudio.

Fuente: Artsy (2017)

Mariana de Ceballos-Escalera

Directora de contenidos en The Art Market.
Especialista en pintura moderna, tasadora y perito. Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca.

1Comment

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X