¿Cómo pujar en una subasta de arte?

Al igual que con las Galerías de Arte, muchas personas tienen reticencias al ir a una Casa de Subastas a comprar arte por el miedo de ​no saber qué hacer o cómo comportarse en un ambiente desconocido. Os aseguro que no hay que tener miedo y que al contrario, ir a una subasta es sin duda una experiencia muy interesante.

 

¿Cómo pujar en una subasta de arte ?

Pujar en una subasta de arte
Para facilitar las cosas aún más, con las nuevas tecnologías, los catálogos de las Casas de Subastas se han hecho mucho más accesibles y podemos ojearlos tranquilamente en el sofá de nuestra casa. Una vez que descubrimos si hay algo que realmente nos interesa y decidimos que presupuesto queremos gastarnos hay varias formas de hacer nuestras pujas:
  1. En la propia sala de Subastas. Yo os recomiendo hacerlo por lo menos una vez en la vida. No hay nada más que registrarse y coger una «pala». En el momento en que la obra que os interesa sale, la adrenalina sube y nos anima a subir las pujas,  lo que es realmente emocionante vivir en persona.
  2. A través del teléfono. Si no es posible acercarte a la Casa de Subastas, puedes pujar por teléfono. Te tienes que registrar y decir que piezas te interesan antes de que empiece la subasta, más tarde, te llamaran unos cinco minutos antes de que la pieza que has dicho que te interesa salga para estar preparados, cuando sale, un empleado de la casa de subastas te va diciendo como van las pujas y comunica las tuyas.
  3. A través de ordenador. Con las nuevas tecnologías se pueden hacer pujas instantáneas durante las subastas. Como en las otras formas, tienes que registrarte y acceder a una plataforma, que ya tienen casi todas las casas de subastas, para poder hacer tus pujas. Tú mismo controlas las pujas y decides hasta donde quieres llegar.
  4. Con una puja silenciosa. De esta manera, le dejas a la Casa de Subastas una cantidad por escrito hasta la que estarías dispuesto a pujar para comprar la obra que tú quieres. Es una forma de controlar que realmente no te gastas más dinero que el que tienes pensado.
  5. A través de un representante. Puedes pedirle a un agente que te represente si tú no puedes utilizar ninguno de los medios anteriores. De esta forma aseguras que la puja es hecha y no se te escapa la obra que quieres.

Desde aquí os animo a ir alguna vez a una Casa de Subastas o por lo menos revisar sus catálogos online. Vivir esa experiencia por lo menos una vez en la vida, aunque lo más probable es que una vez que lo experimentes lo repitas.

Tamara Kreisler

Amante del arte desde mi nacimiento no puedo pensar en trabajar en algo mejor. Activa viajera y gran curiosa espero transmitiros mi amor al arte y compartir con vosotros que la vida con arte es mucho mejor. Fundadora de KreislerArt.com.
No Comments

Post A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X