Art Basel 2019: Clare Mc Andrew toma el pulso al mercado

En el mundo hay cada vez más millonarios pero el arte ni lo nota. Tras un año de espera, este viernes salió a la luz el informe más codiciado del mercado global del arte: The Art Market Report 2019. El primero y más fidedigno cómputo de datos sobre la compraventa de arte en el mundo, un trabajo que la economista Clare McAndrew elabora para Art Basel.

Los datos clave del informe 2019

El mercado global del arte obtuvo en 2018 su segundo mejor resultado de los últimos diez años, solo por detrás del récord de 68.200.000 millones de dólares de facturación de 2014. El pasado fue un ejercicio de grandes cifras: la industria emitió un ticket de 67.400 millones de dólares, un 6% más que un año antes. Este volumen representa el segundo alza desde que tocara techo hace diez años y un crecimiento del 9% en la década, después de que las ventas se hundieran un 40% entre 2007 y 2009, en los años de plomo de la crisis.

El estudio, que cita datos de Credit Suisse, estima que la población global de millonarios aumentó desde los 29,7 millones de 2011 a los 42,2 millones del año pasado, un crecimiento que no se ha trasladado al mercado del arte, que en 2011 facturó 64.600.000 millones de dólares, un ticket no tan inferior a los 67.400.000 de 2018.

El año anterior, el mercado fue una fiesta. En 2018, el estado de ánimo fue sustancialmente menos optimista, una desaceleración inevitable después de que 2017 estuviera regado por múltiples récords y lotes multimillonarios que desvirtuaron los balances. En registros tan altos, es difícil mantener el tipo y lo habitual es que el crecimiento se ralentice. Así lo describen las leyes económicas y así suele ser. Además, las incertidumbres económicas y políticas pesaron sobre las decisiones de los grandes inversores y coleccionistas, según el análisis de The Art Market Report 2019.

Con estas enormes diferencias, el arte es cada vez más piramidal, con una brecha progresivamente más profunda entre grandes, medianos y pequeños compradores / vendedores. La misma escala se reproduce con los artistas. La distancia es probable que sea incluso aún mayor en 2019, según anticipa Clare McAndrew e, lo que tendrá a buen seguro una serie de consecuencias para la industria. El hecho de que la parte alta de la pirámide sea cada vez más estrecha limita el crecimiento. El grupo de coleccionistas que más gastan son a su vez los más expuestos a la volatilidad de la economía. Y las políticas tóxicas, las guerras comerciales y la reducción de la cooperación transfronteriza no les favorecen.

El mercado beneficia al éxito

Galerías y marchantes hicieron un ticket de 35.900 millones de dólares en 2018, un 7% más que en el ejercicio pasado. Como es habitual, las ventas volvieron a estar protagonizadas por las grandes galerías internacionales y los marchantes de primera línea, mientras que los galeristas de gama media (aquellas con ventas inferiores al medio millón de dólares) redujeron un 10% su facturación. Para los que se colocaron por encima en volúmen de ventas, todo fue sin embargo a mejor. Todos aquellos por debajo tuvieron resultados progresivamente peores a medida que se reducía su ticket de venta. En paralelo, las casas de subastas (46% de las ventas) perdieron mercado en favor de galerías y agentes de arte (54%).

Preguntados por sus expectativas de cara a 2019, el 30% de los galeristas espera aumentar sus ventas este año, frente al 58% que en 2017 aspiraba a mejorar sus cuentas el siguiente ejercicio. Encontrar nuevos compradores volvió a ser la mayor dificultad de las grandes galerías, mientras que las de mediano y pequeño rango obtuvieron un tercio de sus ventas de la nueva generación de coleccionistas.

Pese a que ya no cierran tantas galerías, cada vez abren menos y menos son las que apuestan por las ferias de arte. En datos de Artfacts.net, en 2018 6.000 galerías en todo el mundo participaron en al menos una feria de arte. Las galerías jóvenes, sin embargo, tienen cada vez menos interés en estos certámenes. En 2018, la presencia de nuevos establecimientos cayó un 86% en comparación con las cifras de diez años.

En 2018, el 63% de las ventas totales de las galerías provino de sus tres principales artistas, el 42% del valor correspondió solo al más afamado.

Las galerías con mejor caja tienden a representar menos mujeres que las de tamaño medio y pequeño, según se traduce de los resultados plasmados por Clare McAndrew en este informe. Aquellas que facturan hasta un millón de dólares tienen un 38% de mujeres, mientras que en las que venden más de un millón el porcentaje baja hasta el 35% y en aquellas que ya superan el ticket de 10 millones de dólares cae hasta el 28%.

Alguna feria menos

Las ferias vendieron arte por valor de 16.500.000 millones de dólares en 2018, un 6% más que el ejercicio anterior. Para los galeristas, estos certámenes han terminado por representar un muy importante comercio hasta representar el 46% de sus ventas el año pasado, frente al 30% de 2010. Como promedio, las galerías participaron en unas cuatro ferias al año, frente a las cinco de los años 2016 y 2017. Sin embargo, el 25% de las encuestadas reconoce haber asistido a diez o más ferias. Entre todos, gastaron 4.800 millones de dólares en asistir a estos eventos, un 5% que el ejercicio anterior. De una muestra de 82 ferias y 27. 000 artistas en 2018, solo el 24% de las expuestas eran mujeres.

Mercado online

Las ventas online no terminan de arrancar. Pese a que en 2018 se vendió un 11% más que el ejercicio anterior hasta los 6.000 millones de dólares, el comercio del arte online solo representa un 9% del total. Las piezas a la venta, además, tienen un precio inferior, en el segmento de los 5.000 dólares y menos y solo un 10% de las transacciones superan los 250.000 dólares. En este como en otros sectores, la transformación digital está en manos de los más jóvenes. El 93% de los coleccionistas millennials encuestados por Clare McAndrew en 2018 había comprado online, frente a la mayoría de los baby boomers que nunca lo había hecho.

Quienes sí empiezan a aprovechar las ventajas de la digitalización son las grandes casas de subastas como Sotheby’s y Christie’s que reconocen haber aumentado sus ventas por este canal en más de dos cifras.

Ante la disrupción del escenario digital, la respetada economista recomienda a los agentes del sector aprender a aceptar un futuro menos predecible, comenzar a aplicar la transparencia de manera fiable y transversal y aprovechar las ventajas de la digitalización, como la reducción de la presión por la reducción de costes de locales y personal que ayudará a que galerías y casas de subastas reduzcan aún más su brecha de ventas. Donde sin embargo aventura que continuará la competencia será en el extremo superior del mercado, un segmento las casas de subastas continúan como líderes.

Art Market Bloggers:  

 

Marta Molina

Marta Molina es periodista especializada en Economía y una apasionada amante del arte.

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X