2021: el año de la Nftmanía

La NFTMania está poblando Internet de arte, color y avatares, además de generar un volumen de negocio que en 2021 se ha acercado a los 40B$ (datos de Financial Times), si en el siglo XX la postermanía acercó el arte a las masas desde el corazón de las calles, los Ntfs están circulando las calles digitales del siglo XXI rompiendo las reglas de mercado tradicional: también las del mercado del arte.

NFTManía, 2021.

El arte digital hace tiempo que existe pero ha estado relegado a un segundo plano por los guardianes del mercado del arte, la facilidad de copiar archivos y la dificultad de autentificar la originalidad de una obra tampoco ayudaban a entrar en el circuito comercial. Con la tecnología blockchain todo está cambiando: desde 2013 existen creaciones “artísticas” que buscaban identificar obras digitales con un token único en la cadena de bloques: Colored Coins, Rare Pepes y CryptoKitties fueron los precursores del gran fenómeno que hoy llamamos NFTs, o “non fungible tokens”.

“Antes de los NFTs, los artistas digitales no podían participar en el mercado…la fácil autentificación de obras de arte ha permitido ventas de arte por encima de los 2B$ en la red Ethereum”. Fuente
Financial Timeshttps://www.ft.com/content/e95f5ac2-0476-41f4-abd4-8a99faa7737d)

Hay muchas explicaciones al boom del 2021, y todas buenas, en nuestra opinión se trata de una tormenta perfecta: el desarrollo de la red Ethereum con un formato estandarizado y adecuado para la compra, venta y reventa de arte; por extensión la posibilidad de “poseer activos digitales”; la existencia de una nueva clase de cripto inversores buscando diversificar activos, y finalmente innumerables artistas y creativos, durante años herramientas para la industria del entretenimiento o de los negocios, que han descubierto que su trabajo puede ser pagado y rentabilizado. La tormenta se desató a nivel mundial en marzo de 2021 cuando Beeple vendió en Christie´s su obra 5000 Days, por 69M$. El impacto fue inmediato, nadie quería quedarse fuera de esta fiesta.Burbuja para unos y revolución para otros, la NFTManía no deja indiferente a nadie.

El arte dentro de la NFTManía en 2021

El mercado NFT es poliédrico, con muchas facetas que analizar, el informe sobre el rendimiento anual de las ventas NFT, realizado por 1Confirmation, ha analizado la red Ethereum, la más popular, y estima en 31 billones el mercado de los NFTs, y de ahí, extraemos que el arte NFT representa el 8%, o sea unos 2B de dólares. Las comparaciones son odiosas pero todo el mercado del arte español facturó unos 308M de euros en 2020. Si los NFTs son un cuento, habría que analizar seriamente qué ocurre en nuestro mercado, o más bien, tomar nota para subirse a este nueva tendencia, y aprovechar nuestro potencial creativo: actualmente  contamos con artistas digitales muy cotizados internacionalmente.

Coleccionistas: Ballenas y comunidades

Pioneros, el lugar adecuado en el momento adecuado. Menores de 40, género masculino, vinculados al mundo de la tecnología o las criptomonedas. De diferentes nacionalidades: británicos, indios, americanos, españoles…Este es el perfil de los mayores coleccionistas de arte NFT, pero  insistimos la NFTManía es poliédrica, si en su segmento alto domina la especulación, en el mercado medio o emergente, los artistas son los mejores coleccionistas de otros artistas.

¨Entre febrero y noviembre de 2021, había 360,000  propietarios de NFTS  con 2,7 millones de NFTs en propiedad. De entre los 360.000 , el 9%  retiene el 80% del valor de mercado, Chainalysis found¨.

Financial Times (Fuente: https://www.ft.com/content/e95f5ac2-0476-41f4-abd4-8a99faa7737d)

La web Art Rights publicó recientemente un artículo con 5 de los mayores coleccionistas de cripto arte. Estas son algunas de las ballenas del criptoarte.

Eric Young, desde 2015 invierte en Bitcoin, se interesó por los NFTs a través del artista Trevor Jones, desde ahí comienza su búsqueda de artistas con talento en el medio, comprando 350 NFTs por valor de 1 millón de dólares.
WhaleShark, también británico pero residente en Hong Kong, también inversor en Bitcoin desde 2012, en 2019 comienza su colección que ya cuenta con 210.000 NFTs (de ahí que no esconda su condición de “whale”), su actual colección está valorada en unos 53 M$

Justin Sun, también joven inversor en cripto monedas, y empresario tecnológico.También ha comprado arte tradicional, este año obras de Picasso y Warhol, por valor de 22M$, quiere crear un registro de obras de grandes artistas en blockchain

 

Pablo Rodriguez-Fraile, español pero residente en Miami, es el único español de la lista. Desde 2017 está comprando NFTs, de artistas como Pak ó Beeple, lo que le permitió vender obra con grandes retornos de inversión, tras la eclosión de Beeple.
”.

Metakovan, en la lista no podría faltar  Vignesh Sundaresan, alias Metakovan, el coleccionista más conocido tras hacer saltar la banca con los 69M$ que abonó por el collage en jpg  ¨Everydays: the first 5000 days of Beeple¨. Para algunos un visionario para otros un excéntrico.

 

Comunidad de artistas-coleccionistas

Mirando la parte alta de las compras por parte de inversores cripto podríamos pensar que el mercado NFT está replicando el funcionamiento de su hermano mayor, el mercado del arte tradicional. Sin embargo, el poliedro de los NFTs nos muestra otras caras:  la de más de 1200 artistas que han vendido obras por más de 100.000$  en 2021, la existencia de otras redes como Tezos, Solana, Flow,…que poco a poco escalan posiciones como ecosistemas de compra y venta de NFTs, donde la tarta parece más repartida, donde existe una comunidad genuina que apuesta por invertir en otros compañeros artistas. Y, otro dato importante, los artistas cobran royalties cada vez que una obra cambia de manos, algo poco usual en el mercado tradicional.

Una encuesta realizada en Twitter, por nuestra cuenta @TheArtMarketHub que contó con 45 respuestas (nada científica, pero interesante) reveló que la mayoría de artistas que participaron dice contar con otros artistas como sus principales coleccionistas, seguidos de nuevos compradores ajenos al mercado del arte y a la especulación cripto, y por último compradores de arte  tradicional, y, por supuesto, alguna ballena.

 

Aún es pronto para saber qué ruta tomará el nuevo mercado de los NFTs, pero desde luego la NFTManía parece que ha venido para quedarse, al menos en cuanto al arte digital se refiere. ¿Qué opináis?

No Comments

Post A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

X