Durán, Segre, Ansorena,… las primeras casas en la temporada obtienen buenos resultados

La primera sala fue Durán, de la cual tenemos un magnífico artículo que pueden ver aquí y unos fantásticos resultados por los que solo puedo felicitarles.

En Ansorena encontramos como se materializaban muchas de las pesquisas de los analistas del arte salido a subasta, como fueron las pinturas de Emilio Grau Sala (Barcelona, 1911 – París, 1975). El pintor catalán vuelve a despuntar en el panorama del mercado del arte español, después de un cierto tiempo en el olvido colectivo y de que apareciera en escasas subastas y con obras menores, salvo por la plataforma de venta de arte online Catawiki, que suele tenerlo bastante presente en sus ventas. Uno de los lienzos que encontró un final feliz en manos de un nuevo propietario fue La sortie de chevaux a Deauville (60 x 74 cm), un óleo sobre lienzo fechado en 1963, que alcanzó los 28.000€ desde los 24.000€ iniciales. Como decíamos, parecía algo olvidado, y es que aunque ahora mismo nos parezca un precio de martillo alto para el artista, antes habríamos pensado que era sumamente económico. También salía a subasta Interieur a la cage (54 x 65 cm), un óleo sobre lienzo que se adjudicó a un teléfono por el precio de salida: acorde al catálogo, 9.000€.

De Eduardo Chillida se vendió Zubiaundi (160 x 123 cm), un aguafuerte y aguatinta estupendo que se adjudicó en 9.000€. Y de Joaquín Peinado se vendió Bodegón de alcachofas (46 x 56 cm), por 13.000€ a una puja previa.

Desiertas quedaron, sin embargo, obras contemporáneas de la talla de De Somnis azul y negro (243 x 187 cm), de Pablo Palazuelo, y también Untitled de Francis Alys. El primero salía a subasta por unos respetables 170.000€ y el segundo por 80.000€. Parece que al mercado español aún le cuesta arrancar con tales cantidades, aunque el internacional se recupera a pasos agigantados.

En cuanto a las subidas destacables de la subasta, encontramos a Ignacio Zuloaga con su Arrantzale, pescador vasco (59 x 49 cm), una obra que salía a subasta por 6.000€ y se adjudicó en 11.000€; similar lo ocurrido con Evaristo ValleCura a caballo (38 x 48 cm), que también fue adjudicado en 11.000€, subida interesante desde los 3.000€ de salida.

Por otro lado, encontrábamos en esta licitación uno de estos lotes que prácticamente tienen asignado al Estado como comprador desde que ven la luz. La correspondencia de los reyes de Aragón de entre 1440 y 1470 era un reclamo casi imposible de ignorar para el Estado, el lote 503, que ya había sido declarado inexportable días antes de la subasta. Finalmente, durante la celebración el Estado ejerció su derecho de tanteo y las adquirió por el precio de salida, 60.000€. No fue la única compra. Adquirió también un relicario en madera tallada, policromada y dorada, con la figura de San Cosme, y ejerciendo de nuevo su derecho de tanteo lo compró por los 3.000€ de salida. Se fue conociendo su información, datando este de la colección de relicarios procedentes de los conventos de San Pablo y San Diego, ambos de Valladolid. El resto de dicha colección reside actualmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. El lote siguiente, el 622, era otro relicario que representaba a las Once Mil Vírgenes del martirio de Santa Úrsula, que fue adquirido por 11.000€, seis mil más que su precio de salida.

Por último, en cuanto a mobiliario encontramos que la cómoda del siglo XVIII estilo Luis XVI se llevaba la totalidad de las miradas, del ebanista francés Nicolás Petit. Aún así, quedó desierta, aunque hubo otras grandes ventas como un bureau tipo cilindro de Carlos IV, de entre los siglos XVIII y XIX, de madera de palma de nogal con marquetería. Se adquirió por 6.000€ de precio de martillo, y el mueble valenciano del siglo XVII en madera de nogal, frutal y limoncillo fue adquirido por su salida, 7.500€.

Y parece que este mes es el de las sorpresas. En Ansorena pudimos contemplar como un lote que salía en 150€, conformado por un abanico oriental de marfil del siglo XIX, subiera hasta los 2.600€, o como un cofre de bronce y porcelana de principios del siglo XX alcanzase los 3.000€ desde unos humildes 600€.

Remates septiembre

Bureau tipo cilindro de Carlos IV

Respecto a Segre, destacó sobremanera un acrílico de A. R. Penck, de gran formato (110 x 130 cm), titulado Harte Stand. Salía por 19.000€. Su subida fue como la espuma, llegando a adjudicarse en sala por los nada desdeñables 35.000€.

En cuanto a artistas españoles, había buenas referencias en esta subasta. De Manolo Millares encontramos Hombre caído (51 x 72 cm), un óleo sobre papel que se adjudicó en su salida, 30.000€. Sin embargo, la otra obra del artista que salía a subasta y que había llegado incluso a ser portada de catálogo no obtuvo buenos resultados: se trataba de Figura caída (69 x 98 cm), y salía por tan solo 2.000€ más. Quedó desierto. Le acompañaban en esta subasta buenos artistas como Joan Hernández Pijuán y su obra Tres fulles sobre negre (130 x 100 cm), por prácticamente el mismo importe que se vendió en esta misma sala en 2006, 35.000€. Eso sí, no podemos apreciar una gran evolución en sus precios o su estimación visto lo visto. Nuevamente encontramos desierto a Antoni Tàpies, que presentaba dos obras: Sin título (27 x 39 cm), un pintura sobre cartón que salía en 12.000€; y Empremtes de fulla (112 x 66 cm), un óleo sobre lienzo, que salía por 54.000€.

Por otro lado, seguimos encontrando sin sentidos al ver la venta de Soller (182 x 154 cm) de José María Sicilia, por 17.000€, mientras que El punto amarillo (191 x 130 cm), de José Manuel Broto quedó desierto, aún ofreciéndose ambos por el mismo precio.

Desligándonos de la pintura, encontramos como la selección de buena platería que presentaba Segre daba sus frutos con el juego de café y té victoriano, conformado en plata inglesa punzonada y de 10.271 grs. Salía a subasta por 6.000€, y duplicó ese importe para cuando bajó el martillo. La colección Greta Garbo obtuvo también unos buenos resultados, con altas subidas como la pareja de hipopótamos que alcanzó los 6.000€ saliendo en 2.000€.

En cuanto a mobiliario, vemos un juego de catorce sillas policromadas con patas en estípite que se adjudicaron en 9.000€, y el bargueño de nogal y concha de Carlos II, de finales del siglo XVII, adjudicado en sus 4.000€ de salida.

 

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X