Félix Resurrección Hidalgo, Juan Luna y Fernando Zóbel: la exaltación filipina

Félix Resurrección Hidalgo nació en Manila, Filipinas, el 21 de febrero de 1855, y falleció en España en 1913. Su familia poseía cierto capital, lo que le permitió ingresar tempranamente en la carrera de Derecho. Si bien acabó abandonándola para cursar lo que realmente le interesaba: estudios en la Academia de Dibujo y Pintura de Manila, donde le dio clase Agustín Sáez y Glanadell. Su primera exposición tuvo lugar en 1875, con obras creadas del dibujo al natural, que después se expusieron en 1876 en la Exposición Universal de Filadelfia. Tres años más tarde viajó a España becado por la Academia de Manila para estudiar en la Academia de San Fernando, viajando después por Europa y conociendo diversas ciudades y artistas. En 1887 participó en la Exposición General de las Islas Filipinas de Madrid, en la Universidad de París en 1889, en la Internacional de Bellas Artes en Barcelona en 1891 y en Madrid en 1892, la Universal de Chicago en 1893, la General de Filipinas en 1895 y la Exposición Universal de San Luis, en 1904.

 

RESURRECCIÓN HIDALGO, FÉLIX. Pareja de jóvenes tagalos ante un río. Pareja de óleos sobre lienzo. 105 x 73 cm.

 

Hablamos también de Juan Luna, nacido en Badoc en 1857 y fallecido en Hong-Kong en 1899, principal pintor filipino del siglo XIX. Estudió en el Ateneo Municipal, en un ambiente marcadamente religioso, y después estudió pintura. Al tiempo, lo compaginó con sus estudios para piloto en la escuela naval de Manila. Fue también discípulo de Agustín Sáez Glanadell, pero después fue tutorizado por Lorenzo Guerrero, con quien viajó a España en 1877, entrando a la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde conoció a Eduardo Rosales. También fue discípulo de Alejo Vera, y fue en esta época en la que conoció a Félix. Permaneció varios años estudiando en Roma, especialmente a los maestros del Renacimiento. Regresa a Filipinas en 1894, aunque también viaja a Japón coincidiendo con la ocupación de Filipinas por Estados Unidos.

 

 

Por último, vemos la figura de Fernando Zóbel, quien nació en Manila en 1924 y falleció en Roma en 1984. Es el más tardío de la tríada. Nació en una poderosa familia filipina, la familia Zóbel de Ayala, y si bien llegó a licenciarse en Filosofía y Letras en Harvard su enfoque estuvo siempre en la pintura. Expone por primera vez en Boston en 1951, y después en Manila en 1952. Estuvo fuertemente influenciado por Mark Rothko. Volvió a España en 1955, donde coincide con Luis Feito, Gerardo Rueda, Manuel Millares, etc. No tarda en volver a Filipinas, donde imparte clases en la Universidad Ateneo de Manila. En 1966 funda el Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas, en Cuenca, junto a Millares, Rueda, Torner, Sempere, Saura, Chirino, etc. En 1980 donó todo el museo a la Fundación Juan March.

 

 

A día de hoy, podemos afirmar que las ventas de pintura filipina se encuentran al alza, al menos, desde finales de 2017. Los grandes coleccionistas filipinos poseen un potente poder adquisitivo, y están invirtiéndolo en recuperar obras perdidas por el mundo de sus artistas nacionales. Así pues, encontramos como hay una creciente moda, según algunos, que está llevando a que los antes exiguos precios de los filipinos crezcan exponencialmente: tanto Félix Resurrección Hidalgo, como Juan Luna o Fernando Zóbel. No en vano el top 1 de las subastas españolas de este 2018 ha sido un óleo de Félix Resurrección Hidalgo por 950.000€…

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X