¿Un Goya inédito en Abalarte Subastas?

¿Hay una obra de Goya inédita en la casas de subastas Abalarte? El experto en pintura antigua Richard Willermin cree que sí.  La noticia guarda paralelismos con otro descubrimiento del propio Willermin en 2017: Un Velázquez inédito que se vendió en la sala (y dicen que ahora es propiedad de Alicia Koplowitz) y que generó un gran interés y aparentemente un gran consenso en su autoría. En esta ocasión la obra que dicen realizó Francisco de Goya es «Retrato del actor Isidoro Máiquez» (óleo sobre lienzo firmado y fechado en 1807. Sus medidas: 22,8 por 15,5 centímetros) su precio de salida estaría entre 800.000€ /1.000.000€ y el resultado lo sabremos el día 5 de marzo de 2020 cuando Abalarte lo ponga a la venta en subasta pública. Nuestra fuente ha sido el ABC: https://www.abc.es/cultura/arte/abci-atribuyen-como-goya-inedito-cuadro-saldra-subasta-madrid-202002220104_noticia.html

¿Qué se sabe de la pieza hasta ahora?

En la publicación del diario ABC hemos recopilado los puntos destacados:

Ha sido estudiada y catalogada por Richard de Willermin, especialista en pintura antigua, que ya «descubrió» un «Retrato de niña», de Velázquez, subastado en esta misma sala en 2017 y que, al parecer, es hoy propiedad de Alicia Koplowitz. En ese caso hubo bastante consenso en torno a la autoría.

El Goya no ha pasado por los talleres del Prado, ni de momento lo han visto «en persona» los conservadores del museo. Sí cuenta con un certificado, manuscrito, de Pierre Gassier, reconocido experto en el pintor, firmado en Saint-Blaise el 10 de marzo de 1988, doce años antes de su muerte. Su actual propietario (un coleccionista español que vive en Madrid y que tiene la obra en su colección desde 1982) se lo enseñó personalmente.

Especialistas consultados por ABC se muestran cautos, pues no han podido ver aún la obra, pero de entrada les asaltan algunas dudas. Nunca han oído hablar de que Goya hiciera «retratos de viajes». Tampoco resulta habitual en su producción que, tras pintar un retrato, hiciera el mismo año otro del mismo personaje, pero de menor tamaño.

El propio De Willermin reconoce que «es rarísimo». Del análisis de pigmentos se ocupó Enrique Parra. «Tanto la radiografía como, sobre todo, las muestras de pigmento y la preparación de blanco de plomo concuerdan con la época del cuadro. Se puede, por tanto, descartar que sea una copia reducida posterior», informan desde la sala de subastas. «Sin lugar a dudas, es de época», dice Richard de Willermin. ¿Y, sin lugar a dudas, es de Goya? «Pienso que sí», responde.

A vista de catálogo, hay algún experto al que chirría «lo poco preciso del lazo del cuello de la camisa. Es casi un borrón».

No hay comentarios.

Escribir un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X